Catedra Libre en La Plata

septiembre 23, 2009

Dibujo

La Cátedra Che Guevara este cuatrimestre invita a la Cátedra de Formación Política del Centro de Estudiantes de la Facultad de Trabajo Social, la cual tiene un doble caracter, el de Seminario Curricular, para estudiantes de Trabajo Social, Periodismo, Antropología y todas las carreras de Humanidades, y la de Cátedra Libre para todos los interesados sean o no estudiantes.

Catedra


HACE 33 AÑOS

septiembre 18, 2009

El 16 de Septiebre de 1976 10 estudiantes secundarios de la escuela Normal N° 3 de La Plata, son secuestrados tras participar en una campaña por el boleto estudiantil. Todos tenían entre 14 y 17 años. El operativo fue realizado por el Batallón 601 del servicio de inteligencia del ejercito y la Policía de la Provincia de Buenos Aires, dirigida en ese entonces por el general Ramón Camps, que calificó al suceso como “accionar subversivo en las Escuelas”. Este hecho es recordado como “La noche de los lápices”.

noche_de_los_lapices_002

LOS ESTUDIANTES SECUNDARIOS Y LA POLÍTICA EN 1973-1974

La vuelta a la democracia en el mes de Mayo de 1973 trajo consigo la irrupción en la vida política y social de los distintos sectores del pueblo que habían experimentado un crecimiento sustancial en el enfretamiento con la dictadura que gobernaba desde 1966. Uno de esos secotres, los estudiantes secundarios.

En el movimiento estudiantil secundario se vivieron experiencias hasta ese momento inéditas en lo referente a la participación política, tanto a nivel gremial, es decir los centros de estudiantes y los reclamos especificos del sector,  como en un sentido partidario e ideologico, cuestionando la totalidad de un sistema injusto y trabajando para transformarlo.

El diario La Opinión publicó en 1973 un suplemento dedicado al análisis de los fenómenos políticos entre los adolescentes. En dicho articulo destacaba una encuesta que realizó el periódico entre 252 estudiantes. Se comprobó que el 30.3% de los jóvenes encuestados tenia participación política de algún tipo.

La política había impregnado el conjunto de la vida estudiantil, dentro y fuera de los colegios. Las organizaciones políticas vieron incrementado notoriamente el numero de sus militantes y el grado de su influencia. Según el suplemento citado, “…las tres fuerzas mas importantes son, en este orden, la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), la Federacíon Juvenil Comunista (FJC) y la Juventud Secundaria Peronista (JSP)”.

La encuesta de La Opinión también revela que en 1973 los estudiantes secundarios se inclinaban ante figuras emblemáticas del movimiento revolucionario, con la salvedad de Perón, quién, sin embargo, asumia para una porción amplia de los estudiantes contornos casi revolucionarios. Pese a todo quien encambezaba la encuesta era el “Che” Guevara, con el 67%, a continuación venían J.D. Perón con el 60% y a mayor distancia, Salvador Allende 19%; Fidel Castro 19%; Eva Duarte 17%; Mao Tse-Tung 16%.

En esta encuesta queda por demás claro, que para aquella generación de estudiantes secundarios, las ideas revolucionarias y socialistas y sus referentes eran los que más ocupaban la conciencia estudiantil.

En aquellos años se había alcanzado un nivel de conciencia, acción y participación bastante elevados con lo cual el cuestionamiento al sistema capitalista era por demás peligroso para la burguesía y los sectores reaccionarios de nuestro país.

EL GOLPE DE 1976

En la historia de nuestro país, como en el resto de América latina, los golpes de estado estuvieron siempre al servicio de la clase dominante y del imperialismo. Pero el golpe de Estado de 1976 se podría caracterizar no solamente como el más sangriento vivido en la historia nacional, sino esencialmente como contrarrevolucionario y el más pro-imperialista.

LOS OBJETIVOS DEL PROCESO

Uno de los objetivos más tenzmente buscado por la dictadura militar que gobernó entre 1976 y 1983, fue neutralizar a buena parte de la juventud y ganar a una porción para su proyecto reaccionario.

Para los que no encajaban en sus esquemas, se aplicaban distintos métodos “preventivos”, desde la más refinadas formas de marginamiento social, pasando por la clásica prisión y hasta el asesinato y la desaparicion. Cuando se instalaron en el poder, los militares consideraban que en la Argentina había una generación perdida: la juventud. Esta, por la sofisticada acción de ideólogos, se había vuelto rebelde y contestataria.

Si bien el gobierno militar toma en cuenta la situación en la que se encontraba la juventud argentina, no fue tan obstinado como para suponer que se debía atacar a toda la juventud por igual. La política hacia los jóvenes parte de considerar que los que había pasado por la experiencia del Cordobazo y demás luchas previas a 1973, los que habían vivido con algún grado de participación el proceso de los años 1973-74-75, los estudiantes universitarios y los jóvenes obreros, eran en su mayoría irrecuperables y en consecuencia había que combatirlos. Para ello utilizaron el pretexto tan obvio como falaz, se trataba de subversivos reales o en potencia que ponían en riesgo al conjunto del cuerpo social. El ser joven pasaba a ser un peligro.

Al mismo tiempo, y pensando en el largo plazo, se empieza a desarrollar una estrategia que va mas alla de la eliminación del “enemigo”. Se empieza a poner la mira sobre el relevo. Ahí están los estudiantes secundarios. Al momento del golpe tienen entre 13 y 18 años 1 millon de jóvenes.

EL TERROR EN LAS AULAS

Uno de los aspectos mas dramaticos de la represión vivida en aquellos años, fue el secuestro de adolescentes. Llegaron a 250 los desaparecidos que tenían entre 13 y 18 años, claro que no todos estudiaban. Muchos se habían visto obligados a abandonar la escuela para incorporarse al mundo del trabajo.

Pero de los procedimientos realizados, surge claramente que no se trata de hechos aislados, sino de una investigación pormenorizada de distintas escuelas. En una entrevista concedida a un grupo de padres, un Coronel de Campo de mayo les expreso que se llevaban a los jóvenes que habían estudiado en “colegios subversivos para cambiarles las ideas”.

LOS CHICOS ASESINADOS

Arriba

LOS CHICOS QUE SOBREVIVIERON

Gráfico1


Inauguración de la Casa Guevarista

agosto 14, 2009

El lunes 17 de agosto

INAUGURAMOS LA CASA GUEVARISTA

como centro cultural y político

– Habrá bandas de música en vivo y un cierre con murga.

– Los Guevaratos tendrán pintura y tela listos para que todos puedan sumar su pincelada a esta jornada.

– Además: exposiciones, chocolate y tortas fritas para compartir con todos los presentes.

– Hablaremos acerca de lo que somos, lo que hacemos, y celebraremos así el 5º cumpleaños de la Juventud Guevarista.

Te esperamos el lunes 17 a partir de las 14 horas en calle 5 Nº 1409, e/ 61 y 62.

* Si querés ser parte del “Monumento a los pueblos originarios” trae ese día tu llave o pequeño objeto de bronce para aportar a esta construcción colectiva.

casag


En La Senda Del Che

agosto 8, 2009

vol04

Está arraigada la idea de que los jóvenes somos el futuro, somos lo que vendrá, pero la realidad es que existimos hoy, tenemos problemas hoy, ideas hoy.

Somos estudiantes, trabajadores en negro, trabajadores super-explotados, desocupados. La idea acerca de la juventud como una transición, como algo que aun no es, busca negar toda la fuerza de nuestras capacidades, busca marginarnos. Así nos quieren, así nos necesita el sistema, egoístas, desorganizados, sin ideas claras, sin presente ni futuro. Quieren que seamos buenos alumnos de esta sociedad, para que luego -ya graduados como seres “civilizados”- no nos atrevamos a resolver grandes problemas, a cuestionar la ignorancia, la miseria y la desesperación en la que han sumido a nuestro pueblo, que no nos atrevamos a enfrentar toda clase de injusticias.

Somos parte de una realidad, en la que los jóvenes sólo constituimos la materia prima de esta picadora de carne humana que es el imperialismo.

Sentimos a diario los padecimientos que caracterizan a los jóvenes. Tenemos las mismas broncas, sabemos lo que es llegar a fin de mes más apretado que las zapatillas que no podemos cambiar. No poder pensar en estudiar una carrera, por no poder bancarla. También, como todos, sufrimos las brutalidades, las razzias y el gatillo fácil de la maldita policía. Porque sabemos que conseguir laburo se ha convertido en una lotería, donde nos obligan a pagar los cartones con nuestra dignidad y nuestros derechos.

Entonces, los jóvenes -que según dicen somos el futuro debemos tomar ese futuro por asalto y no bajar los brazos. Es en este sentido, que quienes conformamos la Juventud Guevarista nos dijimos: para luchar contra lo injusto, para transformar la sociedad de los ricos por una sociedad de todos, debemos organizarnos. Es así que nos agrupamos para conocernos entre los de abajo, para aprender, para prepararnos para cambiar las cosas, porque de veras queremos cambiarlas.

Queremos pensar en una vida mejor. Queremos una vida justa, digna y plena.

No concebimos caminar en soledad. Porque el cambio que queremos, deberá ser colectivo para ser verdadero. Entre todos y todas. Por eso, pensamos que juntarnos y organizarnos debe ser el sustento para hacer realidad nuestras aspiraciones.

Aspiraciones que siempre estarán con los desposeídos, los avasallados, los olvidados de siempre.

Por todo esto tomamos las ideas y el ejemplo del Che. Abrazamos su profundo ideal antiimperialista, su entrega hacia los oprimidos, su consecuencia en la lucha por la liberación de los pueblos; su idea de socialismo para el hombre, el hombre nuevo, aquel que se forja en la práctica cotidiana, aquel que da el ejemplo, aquel que “construiremos con la arcilla de la juventud”.

En definitiva, estamos convencidos, como el Che, de que el capitalismo es incapaz de resolver los grandes problemas de nuestro pueblo, y que el socialismo es el único camino para mejorar nuestras condiciones de vida.

Porque queremos decir lo que pensamos, porque queremos hacer lo que decimos.

Es entonces que, para organizarnos, para entendernos, para poder decirte lo que pensamos, vemos y hacemos, decidimos hacer esta revista, con un gran y prolongado esfuerzo. Tratando diferentes aspectos de la realidad desde nuestra óptica. Entendiendo como postulado fundamental del guevarismo dar la lucha de ideas.

Pensamos que esta herramienta que logramos crear no debemos guardarla sólo para nosotros. Vamos a andar, a caminar estas páginas, estas hojas que dicen palabras que no son noticias sino cotidianidades. Por eso es que los invitamos a escribir, comentar y criticar, para de esta manera poder participar todos, y sea como debe ser: como la necesitamos, como un diálogo para entendernos y prepararnos para la lucha.

Acá empieza la senda. Una entre tantas para transitar. Una a la que ya se sumaron los jóvenes que estudian, que trabajan o que buscan trabajo, que se esfuerzan día a día y no creen que su esfuerzo es en vano.

Sabemos muy bien que esta senda es larga, que el objetivo está lejos, pero también sabemos que las respuestas están entre nosotros. Atrevámonos a levantar la cabeza y ver cuántos somos los que juntos caminamos.

Creamos en las utopías. ¿Qué clase de jóvenes seríamos si nada hiciéramos por transformar la realidad, por lograr nuestros sueños?

Editorial del n°1 de En La Senda Del Che, revista de la Juventud Guevarista

encabezado JG caras copia


Taller de Historia

agosto 4, 2009

aporte de afichito copy


Baja de la Edad de Imputabilidad

agosto 1, 2009

Es verdad que la inseguridad es un problema para todos, para quienes mas y para quienes menos tienen. Lo vemos a diario en los medios de comunicación quienes nos quieren hacer creer que la inseguridad es culpa de los pobres  y la sufren los ricos. Los grandes medios, que justamente representan a quienes mas tienen, desvían la atención de lo que realmente nos debería preocupar: los millones de argentinos que no tienen acceso a salud, a la vivienda, a la educación y al trabajo.

Este tema no nos escapa a los jóvenes, quienes para algunos pareciera que somos los causantes de todos los delitos que se cometen, se nos presenta como sujetos irrecuperables, no aptos para vivir en sociedad. Desde el Gobierno en vez de pensar en medidas que mejoren nuestra calidad de vida y nos den la posibilidad de pensar en un futuro digno, se nos quiere echar encima a la policía, encerrarnos y negarnos la educación que merecemos.

La solución que se venía pidiendo desde los medios, ya casi se volvió realidad, la Baja en la Edad de Imputabilidad ya tiene media sanción para transformarse en Ley, esto quiere decir que si los Diputados votan a favor, los jóvenes vamos a poder ser enjuiciados e ir presos desde los 14 años (si, leíste bien desde los 14).

15845__52_a_1

El proyecto de ley dice que los niños de 14 y 15 años serán encarcelados cuando cometan delitos con penas de por lo menos tres años de prisión, y los de 16 y 17 años por  delitos castigados con penas de mas de dos años. Los chicos que cometan delitos con penas menores, en cambio tienen sanciones como servicios comunitarios, privación de la libertad los fines de semana o en el tiempo libre, privación de la libertad dentro de sus casas o privación de la libertad en un centro especializado.

Los números no mienten, somos por lejos los mas perjudicados:

Una investigación elaborada por los sociólogos Mariel Romero y Guillermo Pérez Sosto, da resultados que asustan, del total de los 6.427.000 jóvenes entre 15 y 24 años, que constituyen el 20% de la población, el 80% vive en hogares pobres, 900.000 no estudian ni trabajan, 1,4 millón abandonaron los estudios y trabajan en empleos precarios y el 68,3% no terminó el colegio secundario (las chicas llegan al 73%).

Por eso debemos hacernos escuchar, exigir que se cumplan nuestros derechos, que se nos garantice el acceso a la Salud, al Trabajo y a la Educación, que debería ser nuestra única preocupación. De esta manera podremos desarrollarnos como personas y ser nosotros quienes acabemos con la Inseguridad, pero no con cárceles y policía, sino con un país mas justo.

Por todo esto, es que hoy más que nunca debemos poner en práctica el ejemplo que nos dejó el Comandante Ernesto Che Guevara: ponernos en el lugar del otro y sentir en carne propia cada injusticia cometida contra cualquiera en cualquier lugar del mundo. Debemos dejar de ser espectadores, organizarnos con nuestros compañeros de estudio, de trabajo y con nuestros vecinos, para crear alternativas que nos incluyan a todos.